Crónica Global no se hace responsable por las opiniones vertidas por sus colaboradores.

Carlos Torres Moye*